Ambiente tenso en los “uniformes” por culpa de las “horas extras”

Antigua trabajadora: “Isidro Martin Bejarano nunca me dió ordenes. Lo hacía o Montemayor o la jefa de taller”
Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email

#Rota | MJPA.- Los pasillos de la Audiencia Provincial tenían hoy un cierto sabor amargo. Se podía palpar en el ambiente la situación a la que podría llevar a la ex alcaldesa de la localidad, Mª Eva Corrales, a prisión por el caso “horas extras”. Nadie hablaba del tema aunque se supiera cual era la novedad. Ella, tranquila y serena, se le veía visiblemente afectada; y recibió por parte de muchos de sus compañeros muestras de cariño y fuerza.

El día se presentaba tranquilo. El fiscal y todas las partes, aseguraban no tener intención de que declarara el ex concejal socialista Enrique Almisas, por lo que se anuncio que podía irse, ya que no testificaría en el juicio oral.

En su lugar, varias personas con algunas vinculaciones laborales a las empresas supuestamente propiedad del ex alcalde Lorenzo Sánchez, sí lo han hecho. Una antigua socia de Coanda Cooperativa, y que era interventora de la misma sociedad; comenzó su intervención afirmando con rotundidad “que no tengo cocimientos de contabilidad. La contabilidad la llevaba en principio Lorenzo Sánzhez y mas tarde Montemayor”. Esta ex socia daba a conocer que actualmente no tiene relación con ninguno de los acusados, que incluso llegó a avalar prestamos a nombre de la cooperativa pero que su trabajo sólo consistía en coser. Mas tarde trabajó con EPIS RotaSur y Coanda Costuras, y que en todas ellas “Isidro Martin Bejarano nunca me dió ordenes. Lo hacía o Montemayor o la jefa de taller” afirmó a preguntas de la acusación particular. Todo ello lo dejó bien atado, incluso confirmando que era Lorenzo Sánchez quien tenia relaciones como comercial fuera de las oficinas. A las preguntas de la letrada de Martin Bejarano, cayó en numerosas contradicciones respecto a su testimonio en las declaraciones previas.

Una actual trabajadora de EPIS RotaSur, desde 2002, ha sido quien ha hecho una de las mejores declaraciones. Es la administrativa encargada “de los asientos, la contabilidad la lleva una asesoría”. Fue importante su declaración al afirmar que “cuando yo entré Montemayor tenía allí una oficina, pero ella no pertenecía a EPIS RotaSur”. Se puso de manifiesto que pertenecía a Coanda Costuras y que “le hacía favores de recados a la gestoría y demás que nunca cobré. Ella me enseñó algunas cosas de las que sé, y que en aquel momento me encontraba un poco perdida”.

Con el testimonio de esta trabajadora, se entiende mucho mejor el entramado de sociedades que existía. “Coanda fabricaba para EPIS y por eso existen transferencias de dinero, supongo”. Respecto a una transferencia de EPIS RotaSur a Coanda Copeerativa en 2009, que se suponía ya sin actividad; la testigo dice que podría deberse a que EPIS compró la maquinaría a la copeerativa. El problema vino cuando aseguró que en la empresa “no existía nadie que trabajara en un puesto de costurera.”. No obstante, si aseguró, a los nombres que le refirió el letrado de la acusación popular; eran personas que trabajaban en la empresa, aunque no podía asegurar cuales eran sus funciones.

Otras de las declaraciones importantes era de la de la ex mujer de Isidro Martín Bejarano, de la que obtuvo la sentencia definitiva en 2011. Afirmó con rotundidad que no sabía nada de los negocios en los que se metía su marida “yo lo único que le pedía es que no me diera problemas”, y que lo único que sabía sobre algo de eso es que Martin Bejarano pidió 3.000€ a su hermano para la fundación de Coanda Costura, y que se lo iría pagando poco a poco. “Una vez llegó a casa con intención de poner el piso como aval para no se el que, yo me negué. Discutimos y le reproché que tomara decisiones sin consultarme” afirmaba. Lo ultimo de lo que ella era consciente es que compró acciones de Pacheco Puyana por valor de 1.500 €; y que “se lo iría pagando a Charo poco a poco”.

Otra declaración fue la del hombre que le tenía alquilada la nave en la calle Ignacio Merello. El mismo confirmó que “quien me firmó el contrato de arrendamiento a la antigua copeerativa ROTASUR y después a Coanda Copeerativa fue Antonio Alcedo”. En su declaración, y a las preguntas de los letrados sucedió que “los últimos tres recibos que teníamos pendientes; dos ellos me lo pagó un hijo de Lorenzo Sánchez y un tercero Montemayor, que fue quien me avisó también de que iban a dejar el local”.

Uno de los proveedores de EPIS y Coanda Costuras, era un chico de la localidad que se dedica al sector audiovisual. El encargo que se le hizo fue la realización de un vídeo. “Lorenzo contacto conmigo por facebook y me dio el teléfono de Charo para que concretaramos.”. Manuel, que así se llama el chico afirmo que “en las primeras reuniones estaban Lorenzo, Charo e Isidro; y alli se pactó el precio, la estructura del guión y otros asuntos. En general quien mas hablaba era Lorenzo”. Una de las cosas que quiso destacar el fiscal y la acusación popular, es que sólo se realizó un Spot publicitario en la que solo figuraba EPIS, pero que su coste fue pagado a medias con Coanda Costuras, y en efectivo.

El abogado del secretario municipal, puso la nota de humor en la sesión, preguntando en reiteradas ocasiones si alguno de los testigos conocían a su defendido; a los que todos respondían con rotundidad: “No”. Fue la única cuestión que realizaba en la sala, al termino de casi todas las declaraciones, dejando claro que su defendido no tenia vinculación ninguna con los cargos políticos que se sientan en el banquillo.

PREMIO ANDALUCÍA JOVEN CÁDIZ 2015

Otorgado en la condición de Medio de Comunicación por la Delegación del Gobierno de Cádiz

PREMIO CONSUMIDORES CÁDIZ 2014

Otorgado como Medio de Comunicación referente en materia de consumo por la Unión de Consumidores de Cádiz